10 + 1: Consejos a la hora de elegir un hostel

10 + 1: Consejos a la hora de elegir un hostel

publicado en: Info útil | 0

El otro día unos amigos que viajan a Europa en julio nos pidieron ayuda para reservar los hostels en las ciudades donde van a parar. El problema es que ellos nunca se hospedaron en uno y por eso no sabían bien qué parámetros tener en cuenta a la hora de elegir un hostel.

La verdad, nosotros pocas veces hemos tenido la oportunidad de reservar hospedaje con mucha anticipación porque somos viajeros un poco desordenados, así que muchas veces elegimos “lo que había“. Lo cierto es que justamente por eso hemos aprendido (a veces a fuerza de golpes) algunas cosas que estaría bueno tener en cuenta a la hora de elegir un hostel donde hospedarse. Así que aprovechamos la idea que nos dieron nuestros amigos y decidimos dedicar un post al respecto.

Consideración preliminar para quienes nunca fueron a un hostel: hay que quitarse de la cabeza la idea que muchos tienen, obviamente sin haber ido a uno, de que un hostel es un lugar de mala muerte. A donde se va porque no se tiene dinero para pagar un alojamiento “de verdad”. El hostel es un tipo de alojamiento diferente a un hotel, una cabaña, un camping, etc. No es mejor o peor en sí mismo, sino que, como todo, va en gustos. Hay hostels caros y baratos, los hay limpios y sucios, con onda y aburridos, los hay familiares y para jóvenes, hay de todo, en serio. Lo que lo distingue es que generalmente tiene como uno de sus objetivos que viajeros de todo el mundo puedan compartir tiempo juntos. Por eso nosotros, aunque tuviéramos todo el dinero del mundo para viajar (quién pudiera,no?), volveríamos a elegir un hostel como opción ara hospedarnos antes que un Hotel 5 estrellas. No le tengan miedo o duda, parar en un hostel es una experiencia increíble, de la que uno no se arrepiente. Aunque obviamente, si elegimos bien, mejor.

 

hostel-plus-florence
Hay hostels super lujosos. En este caso el Plus Hostel de Florencia, con pileta! – PH: Plus Hostel

 

El precio

Obviamente, cada viajero va a elegir un hostel u otro de acuerdo a su propio bolsillo, así que lo que es “barato” o “caro” variará en cada caso. Pero hay algunas cuestiones generales que les servirán a todos por igual.

1) Con anticipación (casi) siempre es mejor

Por regla general, siempre conseguirán un mejor precio si reservan con anticipación. Los hostels, como tantas cosas en esta vida, suelen manejarse con la ley de la oferta y la demanda. Por eso, si dejan la búsqueda de hostel para último momento, lo más probable es que haya pocas habitaciones disponibles y estas estén bastante caras. Si viajan en temporada alta y tardan en reservar, los precios pueden ser muy elevados (y es probable que los mejores hostels ya no tengan disponibilidad).

Por supuesto, toda regla tiene su excepción: puede suceder (sobre todo en temporada baja), que haya un hostel que descubre que justo para esa semana en la que ustedes viajan tiene muy pocas camas reservadas, y decida bajar considerablemente el precio para atraer al público (de nuevo, ley de oferta y demanda). Así que nuestro consejo es: reserven con tiempo, pero no se angustien si luego se enteran de que otro viajero consiguió su cama a mitad de precio; ese viajero seguramente tuvo mucha suerte.

2) Es importante comparar los precios del mismo hostel en distintas páginas web

A la hora de elegir un hostel, para efectuar búsquedas rápidas y filtradas según nuestros intereses, son muy útiles sitios como Hostel World (el que nosotros más usamos), Hostels.com, o muchos otros de ese estilo. Sin embargo, no siempre tienen los mejores precios. Lo ideal es usar esa clase de sitios para ver toda la oferta, pero luego, una vez que ya hemos elegido un hostel, buscarlo en distintas páginas web hasta dar con el mejor precio. Generalmente, el mejor precio se consigue yendo a reservar a la propia página web del hostel (además muchas veces ni siquiera nos piden un adelanto de dinero por la reserva, sólo los datos). No sucede en todos los casos, pero sí en la mayoría, así que atentos! Parece que no, pero a la hora de sumar, ahorrarse un par de billetes en cada hostel quizá nos permita darnos un gustito el último día 😉

3) No olvidar que los precios varían según el día de la semana

Como dijimos antes, en el precio de un hostel influye mucho la demanda de habitaciones, por lo que es común que varíen su precio de un día para otro. Así que antes de reservar, miren bien cuánto sale cada noche, y no sólo la primera, sobre todo si van a quedarse también el fin de semana.

La ubicación

Para nosotros, la ubicación es definitoria a la hora de decidir si elegir un hostel o no. A veces, atraídos por el precio y las instalaciones, uno pone esto en segundo plano, pero realmente es algo muy importante. Es cierto que para nosotros es vital porque solemos manejarnos caminando, pero, incluso aunque vayan en coche, nunca pero nunca deben dejar de ver dónde está.

4) Un hostel alejado es un hostel más caro

Hay que tener en cuenta que, por lo general, el transporte es caro (sobre todo en Europa). Si, por ejemplo, tenemos que tomarnos un taxi todos los días, habrá que agregarle ese dinero al valor de la noche. Posiblemente, termine resultando más caro que uno cuyo precio a priori parecía más elevado, pero ubicado en pleno centro de la ciudad (a donde se puede llegar caminando con tranquilidad o en el transporte público más barato). Si vamos en coche, hay que sumarle el valor del combustible que gastamos trasladándonos todos los días del hostel al lugar que queremos conocer.

Por supuesto, no siempre “el centro” de la ciudad es lo más “cercano”. Siempre hay que tener en cuenta la ubicación del hostel en relación a lo que vamos a hacer en la ciudad a la que vamos y considerar los costos y beneficios de cada ubicación.

5) Hay que tener en cuenta las características del barrio

Siempre es bueno, si se puede, informarse un poco acerca de las características de la zona donde un hostel se ubica. Puede ser que para nosotros resulte muy cómodo en relación a la distancia elegir un hostel cerca de la estación de tren, pero que averiguando descubramos que es una zona muy insegura. O que un hostel esté cerca de una atracción que nos interesa, pero que haya muy pocos medios de transporte que lleguen ahí. Incluso puede suceder que no tengamos en cuenta la geografía de la ciudad, y nos toque un hostel en la cima de una gran elevación de terreno y que lleguemos como si viniéramos de escalar (de verdad, puede pasar!). Sólo es cuestión de estar atentos.

6) Ver el mapa de medios de transporte

Ya lo mencionamos por arriba, pero se merece un punto aparte. Es fundamental ver cómo se puede ir y venir del hostel. Cómo llegar (desde el aeropuerto, la estación de tren, o la de bus), qué medios de transporte llegan y cuáles de ellos nos sirven para ir a los lugares que queremos visitar. Parece que no, pero eso, además de dinero, nos ahorra mucho tiempo, que podemos usar en ver ese último museo antes de irnos. Y también nos facilita mucho la cosa si queremos volver a bañarnos, a comer, o lo que sea antes de seguir recorriendo.

El espacio común

 

la-lechuza-hostel
Espacio común La Lechuza Hostel, Rosario, Argentina. PH: La Lechuza Hostel

 

Como aclaramos en la introducción, los hostels son principalmente un lugar de encuentro con otros viajeros. Esto tiene (a nuestro criterio), muchos pro, y puede tener también algunos contras. Lo importante es conocer bien ambas caras de la moneda y tener muy claro lo que buscamos antes de decidir elegir un hostel u otro.

7) Sala de estar

Fundamental. Una pequeña experiencia: en Viena, por primera vez, paramos en un hostel sin sala de estar. Era la última parada de un largo viaje, estábamos muy cansados y lo único que queríamos era un lugar barato donde dormir. Así que miramos el precio y reservamos. ERROR.

La sala de estar es un espacio ideal para el intercambio, pero no es sólo eso. Es el lugar para sentarnos a revisar el correo, para tomarnos un té antes de irnos a dormir, el lugar para desayunar, para comer, para descansar después de una larga caminata. Sobre todo, porque si estamos en una habitación compartida, no podemos hacer todas esas cosas en nuestro cuarto porque siempre habrá gente.

Un hostel que no tiene una amplia sala de estar definitivamente tiene una pata muy muy floja.

8) Cocina

Una de las ventajas del hostel es que, en general, nos permite prepararnos nuestra comida y lograr así abaratar costos en ese sentido, sin terminar comiendo todos los días en McDonals. Por eso, está bueno que a la hora de elegir un hostel veamos si tiene cocina y qué características tiene.

Este es un ejemplo de una muy buena cocina que nos encontramos en el Zebra Hostel de Milán! – PH: Zebra Hostel

 

Como recomendación, podríamos decirles que se fijen muy bien que la descripción del hostel diga algo así como “cocina equipada” en lugar de “artículos para cocinar”, porque lo último a veces se usa para decir que tiene tostadora y microondas. Si hay fotos, mírenlas. En fin, estén atentos que no les vendan humo. Todo sirve, y es mejor un microondas que nada (hemos hecho magia cocinando en microondas!!), pero lo importante es que lo sepan de antemano.

Y aprovechen la cocina, porque aunque piensen “cocino todos los días en casa, voy a cocinar también cuando estoy de viaje?“, se ahorra mucho dinero, de verdad.

9) Bar o similar

Un pequeño lujo, pero puede estar bueno saber que no es necesario salir del hostel para poder tomar algo y conocer gente. ¿Por qué no?

Otras consideraciones

10) Leer bien los servicios incluidos en el precio

Más allá de todo lo que dijimos antes, cada uno de ustedes sabrá qué es lo que le gusta, lo que desea del lugar donde va a parar. Por las dudas, siempre lean que esas cosas estén ofrecidas de forma explícita en las web de los hostels. No den nada por seguro, porque no todos los hostels tienen las mismas reglas, hay de todo.

Además, estén muy atentos de que lo que buscan, además de estar ofrecido, esté incluido en el precio. Por ejemplo, muchos hostels ofrecen desayuno, pero que se paga aparte (no es tan común que esté incluido, así que si se les da el caso, ¡aprovechen!). Tampoco es raro que suceda algo similar con la ropa de cama, así que si no llevan en sus valijas/mochilas, revisen que no la cobren aparte.

Un último aporte en este sentido, especialmente dedicado a nuestros compatriotas argentinos: no todos los hostels aceptan tarjeta de crédito, así que lean bien que lo haga antes de presentarse sin efectivo (o con el efectivo justo). Y a veces, aunque acepten tarjeta, puede que cobren un poquito más cara la noche. No dejar de preguntar antes de reservar.

 

Y de yapa…

10 + 1: Experiencias de otros usuarios

Lo último, pero quizá lo más importante. Siempre hay que tener en cuenta la opinión de otros usuarios. Somos de la idea de que no hay nada como la inteligencia colectiva; de que lo que dicen los usuarios es buen consejo. Obviamente, sabiendo leer entre líneas y entendiendo que no todos buscamos lo mismo, y que a veces puede haber alguien que espera demasiado y por eso luego se decepciona o viceversa. Pero si de un hostel hay 50 comentarios que dicen que había cucarachas… ¡Mejor elegir otro!

 

home-hostel-valencia
Una de las habitaciones del Home Hostel de Valencia. – PH: Home Hostel

 

¡Esperamos que les haya servido ! ¿Tienen alguna otra recomendación para aportar? ¡Pueden hacerlo en los comentarios!

Dejar una opinión